Camilo Devia

Camilo Devia
Los barrios marginales de Bogotá cuentan con un ángel de buen corazón y con muchas ganas de ayudar.

Camilo Devia y los jóvenes de Misión Colombia han entregado mercados a 12.500 personas necesitadas en esta emergencia por el covid-19. 

Esta es la alegría de recibir una ayuda como caída del cielo y es que viene de un ángel que aparece de un momento a otro cargado de alimentos. Esta misión se realiza desde comienzo de la emergencia por el coronavirus. 

Se dieron cuenta que iba a haber una crisis por hambre e inició una misión. En sus recorridos, Camilo Devia va acompañado de un grupo de voluntarios son los amigos Misión Colombia, fundación de caridad católica, jóvenes de buen corazón que no juzgan, solo ayudan. 

Empezaron a recoger ayudas en dinero y mercados en el norte de Bogotá para llevarlos al sur, en ocasiones a donde nadie llega.  Además de recibir alimento físico estas personas también son nutridas con oraciones. 

En su recorrido llevando esperanza, Camilo dialoga con niños que pese a la realidad tienen sus sueños intactos. Estos pequeños no pierden la esperanza de que sus sueños puedan volar alto y hacerse realidad, pese a las difíciles condiciones. 

Él y su 'ejército de valientes' llega con provisiones alimenticias a hogares comunitarios y barrios de invasión. La prioridad son madres gestantes, niños menores de tres años o personas con discapacidad.  Camilo Devia y amigos Misión Colombia han ayudado a solventar las necesidades alimentarias de unas 20.000 personas. Gracias a él ven una luz de esperanza en medio de la dura adversidad.  

Pretende llegar con ayudas a los más apartados lugares del país donde no conocen médicos, ni medicinas y los alimentos escasean. 

Vote aquí

Compartir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies